verduras

¿Qué es la dieta y alimentación higienista vegetariana?

¿Alguna vez has escuchado hablar sobre el higienismo? En pocas palabras es una dieta integral que le da un adiós definitivo a las harinas blancas, arroz blanco, sal y azúcar, principalmente.

Esta forma de alimentarse, que cada vez tiene más adherentes en el mundo entero, aboga por un estilo de vida cercano al que el hombre tenía en tiempos remotos.

¿De qué trata la alimentación higienista?

La alimentación higienista lo que hace es eliminar del menú cualquier sustancia que sea procesada o industrializada, con aditivos químicos, como los alimentos larga vida o light, frituras, alcohol y tabaco. Es decir, nada que le haga daño o destruya al cuerpo.

Esta dieta consiste en combinar los alimentos de forma adecuada para asimilarlos mejor y es por esta razón que es muy recomendada para personas que necesiten desintoxicarse tras tomar alimentos en mal estado y para personas con problemas digestivos.

Esta forma de alimentación se adapta a los ciclos principales del organismo: depurativo, catabólico y anabólico. Cada uno de ellos está relacionado respectivamente con la desintoxicación, la obtención de energía y la reparación de los tejidos y el crecimiento.

¿Cómo seguir la dieta higienista?

Para cumplir con la dieta higienista a grandes rasgos, es necesario seguir estos principios:

  • ·         Nunca combinar hidratos de carbono con proteína animal.
  • ·         Las frutas siempre antes de las comidas principales.
  • ·         Comer 5 veces al día sin mezclar grupos de alimentos, mejor que comer 3 veces y mezclarlo todo.
  • ·         Comer siempre alimentos de origen ecológico.

¿Qué come un higienista?

Los higienistas ingieren solamente alimentos, nunca comestibles. La diferencia radica en que los alimentos están hechos por la naturaleza o por el hombre imitando a la naturaleza, mientras que los comestibles, buscando el sabor, son degradados por la industria, la cocina o el restaurant.

Dentro de los lácteos, algunos son considerados nocivos como la leche y los quesos amarillos. Lo que sí comen es yogurt natural, queso fresco o ricotta. También comen huevos, siempre y cuando sea de una “gallina contenta” y no con mucha frecuencia.

No usan plantas, hierbas ni terapias naturales. Simplemente cambian todo un estilo de vida a través de una correcta alimentación, que varía según las diferentes etapas de la vida.

Existe un higienismo de prevención y un higienismo de sanación. Uno se refiere a prevenir a los que no se han enfermado y otro a curar a los que sí lo están. Para eso, se emplean métodos diferentes. En el último caso se recurre a algo muy personalizado. Lo preventivo es más general.

Estas son las consideraciones de Mauricio Esteban, uno de los máximos referentes en el tema dentro del mundo de habla hispana, quien ha asegurado que no ha contraído una sola enfermedad en 30 años.

Alimentos prohibidos

La dieta ideal del higienismo es la frugívora, donde lo más importante es que no consumen carne. Ningún alimento de origen animal.

Los higienistas hablan de  “Los cuatro jinetes del Apocalipsis”, que son peores que la carne. Estos son las harinas blancas, la sal, pues no aporta ninguna propiedad al cuerpo, el azúcar y el arroz. En fin, todo alimento refinado. Esta dieta también prohíbe las frituras y el exceso de condimentos.

Además, los higienistas evitan tomar productos con cafeína, té, café, alcohol, tabaco y todo alimento que lleve en su composición aditivos como conservantes o colorantes.

Acerca del autor

Casado

Médico desde el 1994 en Valencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *