Elegir a un buen fisioterapeuta

La actividad física, así como el mundo del deporte, están estrechamente ligados a la fisioterapia, tanto preventiva como curativa. Por eso hablaremos de los puntos importantes a destacar en un buen fisioterapeuta.

Está claro que un buen profesional de la salud debe tener más de tres cualidades, pero las he mencionado porque considero que son las que nunca deben faltar, las que deben estar presentes en cada sesión de fisioterapia. Por ello desde Casado Colado te recomendamos fisiosportmurcia.

Una buena evaluación

Llegar con molestias, acostarse, desconectar el cerebro y hacer un masaje es muy bueno, pero si tienes un problema que se puede mejorar gracias al tratamiento de fisioterapia, la clave es invertir el tiempo de cada sesión en una buena evaluación. El fisioterapeuta se beneficiará del conocimiento del diagnóstico médico, pero no nos engañemos: a menudo esto da poca información sobre las mejores pautas de tratamiento.

Una niña herida en el codo y el hombro por un derrame cerebral ha sido diagnosticada con “epicondilitis y homilías”. No estaba muy convencida, y menos convencida, de que se quedaba cuando le expliqué que esto era simplemente descriptivo: “dolor en el epicóndilo (región del codo) y en el hombro”. Un buen fisioterapeuta necesita más datos, y para encontrarlos tiene que hablar mucho con el paciente, preguntarle cómo se ve el dolor, cómo apareció la primera vez, qué lo agrava, qué lo reduce, si se despierta por la noche, qué actividades le impiden hacerlo.

A esto se añade un examen físico, una prueba de evaluación y un largo etcétera que lleva a muchas personas a la desesperación “pero, ¿cuándo es el masaje que me dará una cura?

Una buena evaluación es capaz de detectar las alteraciones y buscar las mejores técnicas para resolver los problemas. Por esta razón, una buena evaluación (y reevaluación de vez en cuando) permite reducir la duración del tratamiento, pudiendo actuar de forma óptima sobre el problema con las técnicas adecuadas. Un buen fisioterapeuta pasará suficiente tiempo durante la sesión (especialmente durante la primera visita) evaluando su situación y buscando las mejores soluciones. Te da tiempo.

Tratamiento activo

Sí, el tratamiento pasivo es importante y está indicado para tratar y mejorar muchas enfermedades y lesiones. Por tratamiento pasivo entendemos las técnicas de “tumbarse en una camilla y el fisioterapeuta me cura”: masajes, movilizaciones, estiramientos, técnicas de electroterapia, termoterapia, etc….

Sin embargo, en todos los problemas susceptibles de tratamiento fisioterapéutico (o 99%, no exagerar demasiado) el tratamiento activo es una parte fundamental de la terapia, la consulta interna y externa, es decir, en el hogar en la vida cotidiana. Por tratamiento activo entendemos principalmente ejercicios, movilizaciones, correcciones posturales, estiramientos dinámicos y otros que el fisioterapeuta enseña al paciente a realizar.

Hay quienes acuden a fisioterapia para recibir masajes, poner algunas “máquinas” o “cadenas”, algo de calor, algunas cintas de colores y el hogar. Veamos, como he dicho, el tratamiento pasivo puede ser indicado, pero sigue siendo incompleto si no se indica un tratamiento activo para mantener y mejorar lo que se ha logrado en la sesión de tratamiento.

Consejos para el hogar

La fisioterapia debe ofrecer libertad. Para que una persona se recupere de una lesión, especialmente si es deportista, se necesitan una serie de pautas, consejos, consejos, cambios de hábitos, ejercicio físico y otras pautas que se aplican para reducir la probabilidad de recaer en la lesión, así como para sufrir otras lesiones.

Por lo tanto, una buena recuperación debe complementar el trabajo pasivo y activo con una serie de sugerencias para tratar de prevenir otros problemas que la persona pueda sufrir a causa de su actividad, tanto diaria como deportiva.

Acerca del autor

Casado

Médico desde el 1994 en Valencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *